16 de marzo de 2009

Literatura – Edipo Rey

Lamento mucho haber dejado de escribir por tanto tiempo, realmente he estado ocupado con las tareas del colegio y demás.

Bueno, la entrada de literatura de este mes habla de “Edipo Rey”, una tragedia griega escrita por Sófocles. Básicamente se narra como el rey Edipo cae desde su lugar de héroe y gobernador hasta una vida infeliz y desdichada. Lo que sucede es que un adivino le dice que los dioses han castigado al pueblo a causa del asesinato de un rey vecino. Edipo maldice al homicida, sin saber que es él mismo. Como es típico en las tragedias, el protagonista termina mal; en este caso, Edipo se saca los ojos y es desterrado. Esta es la enseñanza:

quotation marksEdipo no tuvo la culpa de muchos de sus males, ya que en esta obra era imposible evadir el veredicto del oráculo y tuvo que cargar con el pesar de haber matado a su padre y haberse casado con su madre. Pero hubo consecuencias que pudo haber evitado. Sus palabras desenfrenadas y prejuiciosas y sus maldiciones cayeron sobre el mismo al descubrir que era él el asesino de Layo. Si hubiera esperado a atrapar al culpable y darle un juicio correcto, no hubiera perdido a su esposa, su trono, sus ojos y demás.

No siempre nuestras palabras nos costaran un ojo de la cara, pero casi siempre pagaremos consecuencias si no cuidamos lo que sale de nuestra boca. La Biblia nos dice que siempre estemos atentos a lo que sale de nosotros:

En las muchas palabras no falta pecado; mas le que refrena sus labios es prudente.

Proverbios 10:19
(RV60)

Como podemos ver, el silencio es lo mejor en muchas ocasiones, ya que al querer decir mucho, terminamos diciendo nada y hasta ofendemos a otros o decimos cosas que no pensamos. La mejor forma de controlar a la lengua es usándola como Dios quiere que lo hagamos.

La Palabra de Dios nos enseña cuan peligrosa puede ser la lengua si se le da rienda suelta:

La lengua es un miembro pequeño pero se jacta de grandes cosas. He aquí, ¡Cuan grande bosque enciende un pequeño fuego!

Santiago 3:5
(RV60)

 

Ningún hombre puede domar la lengua, que es un mal que no puede ser refrenado, llena de veneno mortal.

Santiago 3:8
(RV60)

Edipo pagó caro por hablar de más y nos debe de servir de lecciónquotation marks2 para no caer en el mismo pecado y ser prisioneros de las consecuencias de nuestras habladurías.

Deja tus comentarios y calificaciones. Gracias y buenas noches.

Hablamos de...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Escribe, escribe, escribe. No dudes en escribir lo que se te venga a la mente al leer una entrada. Tus comentarios son siempre bienvenidos.